jueves, 21 de abril de 2011

Las basuras y los ibis

Numerosos restos plásticos quedan abandonados en el campo y los ibis, como tantas otras aves, los recogen para incorporarlos a sus nidos.


En este nido podemos ver cómo los adultos han incorporado un gran plástico azul. En ocasiones, las bolsas de plástico que llevan en el pico se pueden volver hacia la cara de los adultos e impedirles la vista, lo que en ocasiones ha producido la muerte del ave.

 En muchas ocasiones, los ibis eremita recogen trozos de red o filamentos de pesca. En la foto se puede ver una "cascada" de sedales de pesca enmadejados colgando de los nidos. 
Para ellos puede parecer una buena idea, ya que pueden contribuir a dar consistencia al nido, pero, por desgracia, son una trampa mortal para los pollos que enredan sus patas en los hilos de nailon y pueden sufrir un accidente cuando intentan volar y quedar colgados del nido hasta la muerte. Con frecuencia, una cuerda o un sedal rodean una pata y, al crecer, se va apretando y termina por gangrenar la extremidad.
Por todo ello, una de las misiones de los guardas del proyecto de conservación del ibis eremita es concienciar a los pescadores para que no abandonen estos materiales y, además, los recogen cuando los ven.
Las basuras tienen un impacto considerable en las aves reproductoras y afectan también, entre otras, a las cigüeñas blancas. Muchos plásticos, entre ellos los empleados en los aperos de pesca, están diseñados para durar y soportar los elementos, por lo que constituyen un problema durante décadas. 



Y ¿qué ocurre con los restos abandonados en el mar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...