miércoles, 25 de mayo de 2011

Ibis eremita en Europa Central

Ibis en el libro de la ciudad
 de Waidhofen
Para algunos autores el ibis eremita es mencionado porPlinio el Viejo, en su libro X, como propio de los Alpes. 
De lo sí que existe constancia es de que fue una de las primeras especies oficialmente protegidas en Europa cuando, en 1504, el príncipe-arzobispo de Salzburgo Leonhard von Keutschach decretó medidas de conservación. A partir de entonces siguieron otras normas de protección en Schlossberg, Graz, ...
El ave debía estar muy extendida por Europa central. Además de las imágenes publicadas en libros de historia natural, como los de Gesner o Aldrovandi o la imagen capitular del libro de la ciudad de Waidhofen, existen otros testimonios gráficos del conocimiento del ibis en varias localidades, varias de ellas anteriores a los decretos de protección o a los mencionados libros.

Por ejemplo, parte de la economía medieval de la ciudad de Burghausen, en Baviera (Alemania) dependía del tráfico fluvial de sal. En una ilustración sobre el pago de peajes de los barcos que transportaban la sal se pueden ver tres aves que bien podrían ser ibis eremitas sobrevolando la ciudad.

 Además, en una pintura bávara de finales del siglo XV de la colegiata de Rottenbuch que representa la oración de Cristo en el Monte de los Olivos, muestra, en la esquina inferior derecha, una clara representación de un ibis eremita joven.
Como ya se ha mencionado, la abundancia de representaciones de ibis eremita inmaduros tenga su origen, probablemente, de que se recogieran pollos de los nidos y se criaran en cautividad. Se trata, probablemente, de la primera representación realista de un ejemplar de ibis eremita.
También aparece en el Missale Romanum de 1582 que se conserva en Viena. En este artículo de Hans Kumerloeve que revisa la información sobre el género Geronticus   se pueden encontrar un buen número de láminas a partir del s. XVI, tanto científicas como simples iluminaciones de textos, como la del citado misal.


Fresco muy deteriorado de la iglesia de Hrastovlje,
 en Eslovenia, que muestra un ave, tal vez un ibis 
eremita, entre dos personas. 
Por otra parte, al sur de los Alpes, en Eslovenia, existe una iglesia en Hrastovlje, donde se han conservado muy precariamente unos frescos de la misma época que podrían mostrar a un ibis eremita
Esto podría reforzar la idea de que la especie se encontraba en esta región. De hecho, la ilustración de Aldrovandi del Phalacrocorax es Illyrio missus indicaba también la procedencia del ejemplar ilustrado (Illyria era el nombre latino de la parte occidental de la península balcánica, que incluiría la vecina Eslovenia).
En lo que respecta a otras citas en Chequia, Eslovaquia o Polonia, una revisión de las posibles citas históricas de la especie revela que, sin que se pueda descartar que la especie visitara ocasionalmente estos países, las referencias documentales que se refieren presuntamente al ibis eremita puede que no sean fiables.




Cuando, en 1899 apareció la ilustración  de Otto Kleinschmidt una pareja de ibis eremitas sobre unas ruinas de piedra contra un fondo de montañas alpinas, en el Naturgeschichte der Vögel Mitteleuropas de Naumann, la especie ya había desaparecido de Europa.
Sin embargo, el propio Kleinschmidt había contribuido, en cierto modo, a resucitar al ibis eremita como ave europea, como constata el título del artículo que firmó con Rothschild y Hartert: Comatibis eremita (Linn.), a European bird.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...