martes, 26 de junio de 2012

Jan Jonston, 1657

Jan Jonston
(de Wikimedia)
Jan Jonston nació en la República de las dos Naciones (Mancomunidad de Polonia Lituania, el estado europeo más extenso de su época) de padres escoceses. Después de estudiar en varios centros polacos, al ser calvinista no se le permitió estudiar en la prestigiosa universidad Jaguellónica, en la católica Cracovia, sino que marchó a Escocia a estudiar en la algo menos añeja universidad de Saint Andrews. Continuó formandose en varias universidades del Sacro Imperio Romano Germánico (hoy en Alemania y Holanda) para finalizar con estudios de botánica y medicina en Cambridge.
La publicación de la Historiae naturalis de avibus libri VI cum aeneis figuris tuvo lugar en 1657 en Amsterdam, con ilustraciones de Matthäus Merian, el Viejo que son copia de otras anteriores. En realidad Merian había muerto en 1650, tras una larga enfermedad, por lo que las planchas debieron estar listas mucho antes. En esta obra se recoge toda la confusión acumulada hasta entonces acerca de los ibis eremitas.

De nuevo una biblioteca virtual, esta de las universidades de Estrasburgo, nos permite consultar el texto completo.
En este detalle de la lámina 47 ( la lámina completa la habíamos publicado anteriormente) podemos ver, de nuevo, las imágenes tomadas de Gesner y de Aldrovandi. Podemos ver que ambas figuras miran hacia la izquierda, por lo que están copiadas de sus respectivos originales (recordemos que Aldrovandi ya había incluido una copia del ave de Gesner). En la descripción se confirma la confusión. El ave de Aldrovandi se describe como un cormorán, y no parecen importar que no tenga los pies palmeados para que se le incluya entre los palmípedos. Sin embargo sí que hay comentarios en contra de incluir al ave de Gesner entre los palmípedos, pero ahí se quedó.

En la misma biblioteca virtual de Estrasburgo aparece una obra denominada Recueil de Différens Oyseaux, Reptiles et Insectes que no es sino una colección de láminas realizadas por Merian de la obra de Jonston, como indica la nota manuscrita en una de las primeras páginas.
A las láminas originales se les ha añadido un pequeño texto en francés, probablemente procedente de la edición francesa del Historiae naturalis. Una observación atenta parece indicar que las planchas han sido grabadas por segunda vez o tal vez retocadas, ya que hay mínimas diferencias en el plumaje, por ejemplo.


Quienquiera que preparara las planchas añadió, entre ambas representaciones del ibis eremita, el nombre de Corbeau Hupe (en francés actual sería corbeau huppe, cuervo abubilla). Esta nota supone un reconocimiento de la semejanza de ambas especies y se diría que intenta reconciliarlas. No hemos encontrado rastro de la fecha de reedición de estas planchas.

Si embargo, un siglo más tarde, un curioso personaje llamado François-Alexandre Aubert de La Chesnaye des Bois que se dedicó a recopilar un gran número de información de muy diversos campos y editarla en diccionarios. Su Dictionnaire raisonné universel des animaux, ou le règne animal, consistant en quadrupèdes, cétacés, oiseaux, reptiles, poissons, insectes, vers, etc. de 1759 (que incorpora los últimos sistemas publicados por autores contemporáneos como Linneo) incluye al corbeau de bois, cuervo de bosque, y cita textualmente a autores anteriores. Su corbeau hupé (es decir, cuervo encopetado) ya no es el mismo que aparece en el Recueil. No aparecen ilustraciones, pero la descripción que hace del animal es inconfundible. Menciona la confusión de algunos entre esta especie y el Phalacrocorax de los antiguos. La separación entre la especie y su nombre parece ya definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...