domingo, 24 de junio de 2012

Ulisse Aldrovandi, 1603

Gregorio XIII fue un papa muy activo políticamente; además de estar detrás de las conjuras religiosas de su época, incluido el genocidio de hugonotes en Francia en la noche de San Bartolomé (24 de agosto de 1572), tampoco fue ajeno a las grandes guerras del momento, incitando a los reinos y repúblicas católicos contra el imperio turco y el reino de Inglaterra. Será recordado por ordenar la adopción del calendario que lleva su nombre, con la finalidad de evitar que la Navidad acabara cayendo en verano.

Ulisse Aldrovandi
(de Wikimedia)
Además, resultó ser paisano y hermano de la madre de Ulisse Aldrovandi, lo que permitió que este fuera restituido de los cargos de los que se le había privado por disputas académicas y editara sus obras, realizadas en su mayor parte en la Universidad de su Bolonia natal. Inmerso en el turbulento mundo político-religioso, no es extraño que pasara también varios meses encarcelado por herejía. Sus viajes no fueron numerosos, destacando su peregrinación a Santiago de Compostela además de varios viajes por Italia. Murió a la avanzada edad de 82 años en Bolonia.

Entre sus obras, destaca su Ornithologiae, editada en varios tomos y que podemos consultar esta magnífica obra en línea en la biblioteca virtual de la Universidad de Bolonia. El tercer tomo (1603) dedicado a las aves palmípedas incluye, en el capítulo LVI, a los Phalacrocorace, o cuervos acuáticos de Plinio. En el texto introductorio menciona, en varios idiomas, a especies dispares, pero considera claramente al grupo como acuático. Sin embargo, el capítulo anterior, dedicado al cormorán, Corvo aquatico, aclara como éste difiere del grupo siguiente. El folio 268 nos muestra la muy conocida y precisa imagen del Phalacrocorax ex Illyrio missus, es decir "cuervo calvo procedente de Iliria". La imagen muestra a un adulto de ibis eremita con un detalle notable.


El capítulo siguente, en la página 270, nos depara una sorpresa, ya que Aldrovandi toma la imagen de Gesner (1555) de su Corvus sylvaticus, como si se tratara de una especie diferente. La impresión es especular respecto a la original, lo que es habitual cuando se copia una plancha de impresión a partir de una imagen impresa. La imagen de Gesner corresponde a un animal joven, con la cara emplumada, lo cual podría estar en el origen de la confusión.


Evidentemente la inclusión de las dos versiones del ibis eremita en un tomo dedicado a las palmípedas no deja de ser extraño.
Teniendo en cuenta que las posibilidades de verificación en aquella época eran más limitadas que en la actualidad, los autores se copiaban mutuamente, y con frecuencia intentaban discernir de qué especies trataban sus antecesores. Aldrovandi, que lógicamente recopilaría una buena parte de la información a partir de otros autores, cita también en el texto a Bellonius, que no es sino Pierre Belon. Este naturalista francés publicó, también en 1555, L'Histoire de la nature des oyseaux considerado uno de los primeros trabajos de anatomía comparada. La referencia a este autor es porque Aldrovandi incluye en el capítulo LVI a un segundo Phalacrocorax Bellonii, que en este caso es palmípedo y no fisípedo. La ilustración es un tanto confusa.


¿De qué especie se trata? Muchas de las ilustraciones que aparecen en el tomo son difíciles de atribuir a una especie concreta y esta es una de ellas. Ya hemos comentado que el capítulo anterior trataba del cormorán y además iba acompañado de una imagen indiscutible de esta especie. Serretas se encuentran también bien ilustradas en otros capítulos. ¿Qué es Phalacrocorax Bellonii?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...